De tanto hablar

Lo que yo vi en ese habitáculo
no lo vio nadie más;
no sé dónde miraban.

Vi parejas rotas,
alcohol para sentir
y para olvidar.

Vi la incomprensión,
la impaciencia,
la comunicación muerta.

Vi que de tantas palabras
que había
no veían
lo que había
entre sus palabras.

Vi que era
lo normal entre ellos.