Conversaciones ajenas

Lo que nos molesta de que un desconocido escuche nuestras conversaciones no es que se entere de lo que estamos contando, sino que pensamos que nos está juzgando.