la mente

he salido a la calle
he oído hablar
a mi imaginación

me ha sugerido que podía
dejarme llevar
por una ilusión

y yo he pensado
y yo he pensado
para qué

un nuevo día
ha vuelto a proponer
ser una imitación

veinte horas me ha pedido
si podía traicionar
a mi corazón

y yo he dicho
y yo he dicho
para qué

Esta entrada fue publicada en Poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *