Introspección sobre inmortalizar los momentos

No hay duda de que esta actividad te aleja del momento. La realidad pasa a ser vista a través de una pantalla, tu atención se desvía a una cámara y a los requerimientos para que saque el mejor encuadre posible. Tu función es inmortalizar el momento que otros están viviendo, y así solo consigues perdértelo, lo cual sí es para siempre al no haber dos momentos iguales.
Además, no estar en consonancia con la constante del cambio de las formas va contra la esencia de esta vida material que disfrutas.

La documentación con fotos y vídeos de los momentos, lugares y personas podría deberse a una incapacidad para apreciar el presente, teniendo que centrarte en algo distinto a lo que está ocurriendo, acción que genera la posibilidad de contemplar en el futuro una imagen de lo que ya se te ha pasado.

Si vives el momento no puedes inmortalizarlo, y viceversa. Allá tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.