Introspección sobre las palabras

Las palabras sirven para entendernos, pero no debemos confundirlas con las cosas de las que hablan.
Cualquier concepto o palabra necesita otros conceptos o palabras para existir, que a su vez necesitan otros conceptos o palabras para existir, y así sucesivamente. Esto quiere decir que las palabras solamente significan otras palabras, es decir, que nunca puedes llegar a conocer la esencia de algo mediante las palabras. O sea, que para explicar qué es cualquier cosa, como por ejemplo el agua, puedes seguir preguntando eternamente «¿Y qué es eso?» a las palabras que aparezcan en cada definición, nunca llegando a nada más que otra palabra.
Por otro lado, una palabra es únicamente una sucesión de sonidos que se producen cuando vibra el aire.
No caigas en la trampa de pensar que sabes quién es alguien por conocer las palabras que se le adjuntan. Nadie es una palabra ni mil.
Nunca alcanzarás la verdad última ni la realidad absoluta dentro del mundo de las palabras. Te acercarás más cuando las ignores.
Ni las cosas ni las personas SON palabras.