la mente miente

es muy sencillo crear con la palabra
ocurre a diario
se crean pensamientos de la nada
es instantáneo

vas añadiendo los de cada uno que pasa
sea tu novio la tele tus amigas o la radio

tus reacciones ante ellos son descontroladas
mezcladas con tensiones de experiencias pasadas
añaden turbulencias a tu cabeza en forma inhumana
aumenta el miedo y la desconfianza

y a tu alrededor
todo en calma

no cambiar

cuánto tiempo llevas
pensando en un cambio
pero asentado en la rutina
y evitando las experiencias
que intuyes transformadoras
tienes miedo de que te conviertan
en una persona nueva

la identidad basada en pensamientos
es fija y en lo nuevo o si se altera
ve su muerte

algo en ti no quiere cambiar
algo en ti quiere quedarse igual
sin importar
si te hace bien
o te hace mal

vuelve a ti

te acuerdas de aquellos tiempos
no se nos quedaba todo dentro
lo dejábamos en su momento
no insistíamos con los recuerdos

te acuerdas de aquellos tiempos
no teníamos tanto miedo
no inventábamos acontecimientos
preferíamos estar aquí con esto

te acuerdas de aquellos tiempos
no criticábamos al resto
nos quedábamos cerca o lejos
y seguíamos a lo nuestro

te acuerdas de aquellos tiempos
no entendíamos los porqués
de los problemas y discusiones
que sufrían los mayores
y que ahora van teniendo otros
cada vez más jóvenes

para ser quien no eres

para que te falte algo que no tienes
necesitas otro momento
pasado o futuro

para no ser suficiente
necesitas de la comparación
contigo mismo
o con los demás

para estar a disgusto
necesitas imaginar otra situación
e ignorar el presente

lo más importante

el ser humano sigue inventando
ideas conceptos y artefactos
y ha escrito millones de libros
con todo lo que se le ha ocurrido

pero lo que anda buscando
es para todos lo mismo
y viene de mucho antes

para saber lo más importante
no necesitas aprender de nadie

sabes quedar bien

sabes cómo quedar bien
cómo cumplir tu papel
qué decir y qué hacer
en cada situación
para que todo salga a la perfección

sabes cómo quedar bien
con esas personas queridas
las conoces y les das
lo que esperan de ti
para evitar una tensa situación

sabes cómo quedar bien
pero si tanto las quieres
les debes responderles
sinceramente

naces y después qué

naces
y si hay suerte
te crece el tronco la cabeza
y las extremidades
también tu mente
la fuerzan por todas partes
para que crezca en ideas
sobre el tema que sea
dependiendo de tus alrededores
circunstancias y progenitores
si hay suerte
con el paso del tiempo
llegan posesiones
quizás crecen y crecen
pero nada de todo esto
por mucho que te esfuerces
te dirá quién eres

los motivos ocultos

alguien con quien compartir
para que te diga cuán generoso eres
alguien a quien sorprender
para que te diga cuán maravilloso eres
alguien a quien ayudar
para que te haga sentir necesario
alguien a quien hacer reír
para que te haga sentir querido

es tu novia
es tu hija
tus amigos
quién es

es quien te ayudará a ver
tu oscuridad

Introspección sobre las relaciones, el amor y los encuentros

Como si fuera relevante, a veces se oyen frases del tipo: «Hace mucho que no nos vemos» o «Qué poco nos vemos últimamente», aludiendo a la cantidad de tiempo que pasa entre cada evento o a la cantidad de tiempo que dura cada evento.
Así, puede pasar que conforme pasa el tiempo algunas personas sientan la urgencia de renovar la relación que tienen con otras mediante la llamada o el encuentro, siendo estos forzados, no espontáneos, al pensar que esas cantidades son sinónimo de su amor.

También sucede a veces que las personas pretenden querer y mostrar ese amor a otras haciendo una gran cantidad de regalos. Incluso, dentro de cada regalo, se intenta que cuesten una suma alta de dinero. Puede ser una coincidencia, pero muchas veces las cifras elevadas son buscadas a propósito como método para dejar claro al otro —y a uno mismo— que se le quiere mucho. Con el mismo objetivo, mucho dinero se sustituye o complementa con mucho esfuerzo o mucho tiempo.

Nos centramos en las cantidades, ya que no sabemos cómo mejorar la calidad de nuestras relaciones. Pero son cosas diferentes y, aunque lo intentamos, una no reemplaza a la otra.