naces y después qué

naces
y si hay suerte
te crece el tronco la cabeza
y las extremidades
también tu mente
la fuerzan por todas partes
para que crezca en ideas
sobre el tema que sea
dependiendo de tus alrededores
circunstancias y progenitores
si hay suerte
con el paso del tiempo
llegan posesiones
quizás crecen y crecen
pero nada de todo esto
por mucho que te esfuerces
te dirá quién eres

los motivos ocultos

alguien con quien compartir
para que te diga cuán generoso eres
alguien a quien sorprender
para que te diga cuán maravilloso eres
alguien a quien ayudar
para que te haga sentir necesario
alguien a quien hacer reír
para que te haga sentir querido

es tu novia
es tu hija
tus amigos
quién es

es quien te ayudará a ver
tu oscuridad

Introspección sobre las relaciones, el amor y los encuentros

Como si fuera relevante, a veces se oyen frases del tipo: «Hace mucho que no nos vemos» o «Qué poco nos vemos últimamente», aludiendo a la cantidad de tiempo que pasa entre cada evento o a la cantidad de tiempo que dura cada evento.
Así, puede pasar que conforme pasa el tiempo algunas personas sientan la urgencia de renovar la relación que tienen con otras mediante la llamada o el encuentro, siendo estos forzados, no espontáneos, al pensar que esas cantidades son sinónimo de su amor.

También sucede a veces que las personas pretenden querer y mostrar ese amor a otras haciendo una gran cantidad de regalos. Incluso, dentro de cada regalo, se intenta que cuesten una suma alta de dinero. Puede ser una coincidencia, pero muchas veces las cifras elevadas son buscadas a propósito como método para dejar claro al otro —y a uno mismo— que se le quiere mucho. Con el mismo objetivo, mucho dinero se sustituye o complementa con mucho esfuerzo o mucho tiempo.

Nos centramos en las cantidades, ya que no sabemos cómo mejorar la calidad de nuestras relaciones. Pero son cosas diferentes y, aunque lo intentamos, una no reemplaza a la otra.